Primeras pruebas dinámicas de la nueva generación del Grand Dink 300, el modelo GT más longevo de KYMCO, que a lo largo de sus 20 años ha evolucionado con el equipamiento de mejoras e innovaciones tecnológicas propias de KYMCO. Iluminación, visibilidad, seguridad, elegancia, modernidad... Son sus principales señas de identidad. 

«Hay cosas que son míticas, que son populares y gustan como un cocido madrileño. Un plato sencillo, pero hecho a fuego lento. Sin duda el mercado del scooter está en auge y Kymco viene urdiendo una cruzada perfecta contra la competencia, cocinada a fuego lento. Desde hace mucho tiempo, sus productos no han parado de mejorar, de pulir detalles, todo ello ajustando el precio y sin renunciar a la tecnología y al cuidado del medio ambiente«.

«Personalmente, yo que soy un purista, no me gusta estar entre dos aguas. Para ciudad, esta Grand Dink es perfecta, si quieres hacer escapadas con un scooter, tienes la Xciting 400 o la AK  550″.

«El asiento al principio te parece raro, te encajona, pero luego resulta que es muy cómodo y hace que tengas una buena posición de conducción, permitiéndote hacer giros ágiles».

«No hay nada mejor que moverse en ciudad en scooter y cuando pruebo uno como este Kymco lo ratifico. Este Grand Dink 300 ABS me gusta porque está orientado a los orígenes por los cuales se inventó el scooter. Este Kymco de 300, vuelve a los orígenes actualizando el concepto de lo que debería ser un scooter urbano y para el día a día.«.

«Va muy bien en la ciudad, donde si destaca por su agilidad para ser un 300; es suficiente en carretera y autovía. Cómodo para uno o dos personas, el Grand Dink, como siempre, es una gran herramienta de transporte personal»

«Grand Dink 300 es de esos scooters que cumple con lo que promete. No más, pero tampoco menos. Y no es poco. No te defraudará, si lo que buscas en un scooter coincide con su filosofía, algo que es relativamente fácil. Es, sin duda, el «paradigma» del scooter medio: fácil, cómodo, no muy caro, con el equipamiento lógico que usarás y sin lujos superfluos, pero no espartano. Y con las prestaciones suficientes para moverte día a día dentro de la ciudad e incluso salir de ella a donde tengas que ir, sin grandes incomodidades».

«Subirte a él es sencillo. Te sientas y, como en los Super Dink (de antes y de ahora), resulta cómodo… a su manera. Las formas del asiento te dejan «atrapado», pero no resulta incómodo. Se llega bien al suelo y no se siente pesado (mido 1,65) pero o de puntillas o con un solo pie, echándote un poco a un lado. En marcha aumenta esa sensación de calidad: el sonido es discreto y no hay vibraciones. Puedes regular la distancia de las manetas y encontrarás aún mejor tacto de frenos».

«Es suave, fácil, con aceleraciones brillantes, pero no espectaculares. No hay problemas en salir abriendo gas a tope sobre asfalto limpio. En ciudad se nota muy manejable. Es más compacto (o esa sensación da) que, por ejemplo, un Super Dink. Y eso se agradece. Las suspensiones están calculadas con acierto para este uso diario, cómodo. Pero no desmerecen el día que tienes prisa y aprietas el ritmo. Es estable y noble; se nota cómo pisa y permite ir muy deprisa sin grandes complicaciones. Frena muy bien de ambos trenes«.

«Los pequeños cambios incorporados en el Gran Dink de 2021 son suficientes para mantener al día al scooter GT más longevo de Kymco. Por un lado mejora en iluminación, gracias a su nuevo frontal totalmente de LED, y por otro incorpora un nuevo motor, que da cumplimiento a la norma anti contaminación Euro5, como es habitual en la marca taiwanesa, de manera sobrada».

«¿Para que quieres más? El Grand Dink ofrece un excelente equilibrio que permite circular de manera óptima por ciudad o carretera. A pesar de haber perdido algo de potencia con respecto al modelo anterior, sale como un tiro desde parado y sube de revoluciones con alegría (el tope de potencia lo encuentra a un régimen mayor). Una vez en marcha funciona fenomenal a pequeños toques de gas, y es en ese momento en que se vuelve hiper silencioso.

«Las suspensiones son confortables y los frenos muy dosificables, a la vez que potentes (incorpora latiguillos metálicos y el delantero cuenta con pinza de 3 pistones). Cuenta con uno de los mejores ABS del mercado, el Bosch 9.1, que actúa sólo cuando toca, casi sin notar efectos sobre la maneta».  

«Personalmente, disfruté bastante de una carretera de montaña, en la que los 37 mm de diámetro en la horquilla delantera eran responsables de una excelente rigidez en el tren delantero, y contundencia en la dirección. Además, la posibilidad de regulación de los amortiguadores traseros, permitirá cierto ajuste en función de la carga. Y lo mejor de todo, la reducción de su consumo hasta los 3,3 litros a los 100 km (antes 4), hace posible alargar los repostajes hasta casi los 400 km«. 

Descargar (728, 08 KB)

Press Kits